Parroquia

He aquí una leyenda muy peculiar, que va desde los antiguos pobladores, a la conquista, el virreinato y la actualidad. Algunas palabras han sido extraídas, tal vez las has podido encontrar.

Anda, pero que estéis haciendo vosotros aquí, que acaso no veis que la noche ha caído, es muy peligroso andar por estos lares al cobijo de la noche, acaso no habéis escuchado las campanadas, que os indican quedaros encerrados en casa, acaso no teneis idea de que ocurre; pues si fuese ustedes correría a buscar_______. Si no haceis caso a mi advertencia podréis sufrir el mismo destino que yo. Mi nombre no importa, ni siquiera lo recuerdo, han sido ya tantos años, desde que ocurrió.

Cuando llegué de ________ me establecí en las tierras de la capital, recuerdo que tenía una gran casa, y algunos esclavos de estas tierras, dominábamos como reyes, pero eso sí, al caer la noche, nadie osaba salir de casa, me dijeron que jamás debía salir, pues un gran peligro acechaba, que si la noche me encontraba, corriera a casa y me ocultara; dicen que era una diosa de los antiguos indígenas, una mujer que vio en el futuro la caída de su amado pueblo, y que lloraba todos los días por sus futuras muertes. Cuando la conquista tuvo efecto, nos amenazaron que el lamento de su diosa nos perseguiría. Conocía la ________ pero nunca le di importancia, no fue hasta esa noche; estaba cerrando un trato cuando mi compañero me dijo, ya retírese hombre, la noche esta cayendo y los lamentos acechan; yo solo me reí de él y dejé que se fuera, de regreso a mi casa, cuando ya la luna estaba posada en alto, la encontré, una mujer esbelta, vestida de blanco, con un velo cubriéndole el rostro, yo como todo un caballero le ofrecí mi auxilio, pero no obtuve respuesta, cuando me acerqué, solo escuché el_________ más desgarrador que alguna vez imaginaron “¡aaay mis hijos! ¡aaay mis hijos!”.

Jamás le vi el rostro, a la mañana siguiente encontraron mi cuerpo, petrificado por el miedo, muerto por la _________, “otra víctima de la llorona” fue todo lo que dijeron.

Ahora rondo estas tierras para advertir a peregrinos como ustedes, huid, refugiarse, y si la llegais a verle en el camino, dad media vuelta y corred a otro lado; o jamás olvidareís ese lamento. “¡aaay mis hijos! ¡aaay mis hijos!”.

La diosa se llamaba___________, predijo la caída de sus hijos, los aztecas, y llora por ellos y su cruel destino; aquellos que hagan mal a sus descendientes son quienes más deben temer su encuentro.

 

Queda un espacio en la leyenda, una sola palabra que deberás usar para avanzar.

4 piezas más te dejo, para el enigma final.

https://kincamp.smugmug.com/Rally-Virtual/Leyendas/Secretos-leyendas/St-9/n-wkNtN2/i-2VM5C9H/A

 

-El relojero-

(01.55)52.5749.37
info@kincamp.com
Chihuahua 230
Col. Roma, Del.Cuauhtémoc. CDMX